7/17/17

Los Rebeldes viven (o se esconden) entre los asteroides y las naves abandonadas del Anillo de Detritus, y son un heterogéneo grupo de renegados, criminales y supervivientes. No tienen la estructura, la uniformidad ni la disciplina de los Pacificadores o los Jennerit, pero están dispuestos a luchar codo con codo cuando su independiente estilo de vida se ve amenazado.

¿Quiénes son los Rebeldes?

De todas las facciones de Battleborn, los Rebeldes son puros marginados, parias y vagabundos de todas las civilizaciones y sociedades. Son "gente sin afiliaciones". Trotamundos, piratas, saqueadores, mercenarios, ermitaños... Seres que valoran la libertad personal por encima de todo. Algunos Rebeldes consideran que la libertad consiste en pasar la vida arrebatando las propiedades al resto. Otros creen que consiste simplemente en vivir aislados, libres de normas, restricciones y conflictos con los demás seres del universo.

Codo con codo

Si bien los Rebeldes normalmente detestan cualquier tipo de organización y gobierno, tienen una líder a la que apoyan siempre que un conflicto alrededor de la última estrella, Solus, requiere acción coordinada. Reyna Valeria, "la Valquiria", también conocida como la comandante rebelde, impone respeto a casi toda la chusma del Anillo de Detritus. Básicamente porque todos le deben favores. Es competente y carismática, y se ha ganado el apodo de "Valquiria" por tomarse la molestia de salvar y reclutar guerreros desechados de otras facciones y organizaciones o descontentos con ellas.

Aun así, Reyna (que nació y se crio en el Favor de la Fortuna, el viejo buque insignia pirata de la fragmentada alianza rebelde) es lo bastante sensata como para reunir esa frágil alianza en saqueos grandes o en circunstancias extremas propias del fin del universo. 

Hacerse Rebelde

No decimos que todos los Rebeldes sean criminales; es verdad que hay algunos que solo quieren que los dejen en paz. Sin embargo, la mayoría de ellos aprecian la libertad y el placer, a veces en ese orden. Los más ambiciosos suelen acabar ejerciendo una de las tres formas de piratería: saqueo, robo de reliquias o tráfico de esquirlas.

Los saqueos son justo lo que imaginas: bandidos atacando asentamientos o naves sin protección. Los Rebeldes son particularmente aficionados a saquear las ricas naves de la SUL, que están muy bien defendidas, pero el riesgo casi siempre vale la pena.

A los Rebeldes les encanta traficar con artefactos raros en el mercado negro. En el sistema Solus, muchos planetas albergan reliquias de los Aztanti, poderosos restos de una civilización abandonada hace tiempo. La mayoría de estos artefactos contienen un poder enorme y misterioso, y son muy codiciados por los mejores postores del resto de facciones. Si logras superar a los centinelas y recogerlos, son tuyos. 

El tráfico de esquirlas es la forma de latrocinio más común y lucrativa en lo que queda de universo. En el proceso de oscurecimiento de una estrella, la presión a la que está sometida hace que expulse ondas de energía que se fusionan para formar cristales de plasmita ("esquirlas") al pasar por ciertas partículas o atmósferas. Estas esquirlas contienen mucha energía y por eso suben de precio cuando escasean los recursos. Los Rebeldes adoran buscar formaciones de esquirlas y derrotar a otros contendientes para conseguirlas. O simplemente se las arrebatan a alguien.

Battleborn Rebeldes

Permanece atento. ¡Aún faltan por anunciar dos Battleborn Rebeldes! 

 

Publicaciones relacionadas